Ekinfood eskola-jantokia, ikasturte berrirako prest

El comedor escolar Ekinfood, a punto para el nuevo curso

El proyecto educativo que acompaña al comedor desarrolla un servicio que va mucho más allá de poner comida en un plato.

El diseño de menús saludables de acuerdo a las especificaciones de cada centro, de las numerosas alergias y de nuestro compromiso con la calidad culinaria requieren una meticulosa planificación de meses.

El nuevo curso a punto de comenzar

El bullicio está a punto de regresar  a los comedores escolares y, con ellos, no sólo la comida, sino las normas en la mesa y los buenos hábitos alimenticios: primer plato, segundo plato y postre; armonía entre vitaminas, proteínas e hidratos.

Padres y madres respiran tranquilos viendo a sus hijos retomando la rutina del comedor. 

¿Cómo hacemos en Ekinfood para tenerlo todo a punto para el nuevo curso?

Nuestro nivel de autoexigencia con la calidad de nuestros platos nos lleva a cocinar sólo con los mejores ingredientes, reducir el nivel de grasas saturadas, de sal y de azúcares, servir menos frituras, introducir alimentos ecológicos y de temporada, así como otros de alto valor nutritivo. 

Alimentar a tantos niños y adolescentes con nuestros estándares de calidad conlleva una planificación del nuevo curso que se remonta a varios meses atrás. Planificar las compras de materias primas no se hace de un día para otro. La previsión con mucha antelación es clave para el volumen de compras que realizamos. Cuando termina junio, ya lo dejamos todo preparado para el curso siguiente.

Mientras tanto, el Departamento de Calidad se centra en revisar todos los menús del nuevo curso, con sus correspondientes adaptaciones a las alergias alimentarias notificadas por cada colegio. 

Aprender, disfrutar y educar a la hora de comer

Para nosotros, el plan educativo que hay en torno al comedor es lo más importante, y no sólo tiene que ver con la comida saludable, sino con los hábitos, la convivencia, los valores… Velamos por los buenos modales en la mesa y por que haya un buen clima en el comedor, con el menor ruido posible. Aprender, disfrutar y educar son los tres pilares de nuestro proyecto educativo Ekinfood.

Acostumbrar a los niños a nuevos sabores y alimentos, o a nuevas combinaciones entre ellos, forma parte del plan educativo de Aibak dentro de su proyecto Ekinfood. 

Para los niños, la hora de comer es también la hora de jugar porque, o antes, o normalmente después del comedor, juegan en el patio o hacen actividades extraescolares. 

Los monitores de Ekinfood se ocupan de que los niños tengan un ocio controlado o, al menos, vigilado. Nuestro objetivo es el bienestar del niño en ese tiempo entre clases: bien sea comiendo, bien sea jugando dentro del compromiso que tenemos con alimentar un estilo de vida feliz, sano y seguro para niños y adolescentes.

Con todo, ya sólo nos queda desear a todos un buen comienzo de curso y ¡buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.